domingo, 11 de septiembre de 2011

CLÁSICOS, Vol. 1: EL ORIGEN DE ASH

¿Qué sería de este blog sin una sección de clásicos básicos (¡huid, huid! ¡Constantino Romero ha tomado mi teclado!) del cine de terror absurdo. Como peculiaridad éstas películas tienen un denominador común: realmente son buenas películas (algo que no pueden decir la gran mayoría de los demás filmes analizados.

Y la primera de ellas es una de las películas que más gratamente me han sorprendido en mi andadura cinéfila por los vertederos del cine de terror. Un ejemplo, qué digo, el ejemplo de cómo hacer una buena película de serie B con muy bajo presupuesto, con amigos como actores y con una originalidad que ya quisieran el 90% de las películas americanas de terror hoy en día.

Estoy hablando de una película que marcó una manera de hacer terror muy definida, una obra que, con sus posteriores secuelas, encumbró a sus creadores a los altares del cine de culto. Estoy hablando, por supuesto, de...

POSESIÓN INFERNAL
(The Evil Dead, 1981)
SINOPSIS: Cinco chicos van a pasar el fin de semana a una cabaña perdida en un espeso bosque en las montañas de Tennessee. Una vez instalados, y cuando se encuentran cenando, la trampilla que da acceso al sótano se abre de golpe. Extrañados, deciden bajar a investigar. Allí encuentran un magnetófono, un extraño cuchillo ritual y el Necronomicón, el "Libro de los Muertos".

Por muy típico, chirriante y sobado que suene el argumento, en esta película asistimos al nacimiento de una estrella, un héroe, una leyenda: Ash Williams.

Interpretado por Bruce Campbell, el personaje de Ash se encuentra más contenido, más diluido en esta primera película de la trilogía The Evil Dead, pero ya sienta las bases de un personaje marcado por la locura, el absurdo y la degeneración física y psicológica que alcanzará su culmen en la secuela que pronto analizaremos, Terroríficamente Muertos, donde se enfundará la ya icónica motosierra en el muñón de su mano.

Pero en esta Posesión Infernal, ingrato título que la hace parecer del montón, nos encontramos con la locura de su director, Sam Raimi, que en el guión de esta película nos lleva desde las situaciones más deliciosamente absurdas (la "poseída" atrapada en el sótano sacudiendo la puerta y soltando barbaridades cada dos por tres) a las más absurdamente deliciosas: nadie podrá olvidar ya cómo el bosque viola a una de las protagonistas, así, literalmente.

Pero si en algo destacaba especialmente esta película de bajo presupuesto, es que a pesar del mismo, consiguieron algunos de los efectos especiales "caseros" más sorprendentes de su época. Vale, que la luna era un fotograma pegado al fondo de la cabaña, pero la caracterización de los poseídos (¿quién quiere sangre teniendo zumo de maíz?) no tenía nada que envidiar al maestro Tom Savini.

Para muestra final, la escena final, parcialmente realizada en stop-motion, que supone el broche final a un clásico del cine de terror que conviene revisitar, como mínimo, una vez al año.

¡CHÚPATE ESA, TIM BURTON!


Y sin más que añadir en esta tarde de domingo que arranca, un servidor se prepara para esta noche viajar a Barcelona a empezar un Máster.

¡Para esta noche a las 00:00h os he dejado otra petición que bien podría entrar en esta categoría de clásicos!

5 comentarios:

  1. Me muero de ganas de poder comentar tus entradas, pero necesito ver las pelis antes! esta por ejemplo, me ha llamado la atención. Me pondré el reto (de hecho te lo pongo por escrito) de verla para el finde que viene.

    Te lo vuelvo a repetir (soy pesado, lo sé), es un blog genial.

    Un abrazo y ánimo en Barcelona!

    ResponderEliminar
  2. Créeme que, si te gusta mínimamente esta película, TIENES QUE VER la segunda parte. Todo elevado a la enésima potencia, con una de las mejores escenas que he visto jamás en el cine de terror (y definitivamente en mi Top 10 de las películas que he visto).

    Pronto la analizaré aquí y podréis disfrutarla.

    Y no me cansaré de agradecer los elogios pero en realidad tienen más mérito las películas y sus creadores que yo, que soy un juntaletras.

    Otro abrazo y si quieres que lesione a alguno del Barça, te pasaré mis honorarios.

    P.D. Te ha faltado el "Challenge Accepted!" xD

    ResponderEliminar
  3. Coincido en que la 2ª parte es para no perdérsela; es más, habría que tener las dos preparadas para verlas del tirón XD Impresionante Bruce Campbell en las dos, pero en la segunda es de triple voltereta mortal. De la tercera no digo mucho porque no me convenció tanto :p Me da que hay una maldición del 3 con Sam Raimi.
    Por cierto, un ciclo sobre el dire y un repasito a la vez de alguna de Dario Argento no estaría mal, ¿no? ;)

    ResponderEliminar
  4. En la segunda podría decirse que los actores (EL actor) realmente actúan, cuando en la primera están entre el cachondeo y la interpretación.

    A mí la tercera sí que me gustó aunque ya elevada a la categoría de frikismo. La escena de locura de Ash no tiene ni punto de comparación con la de "Terroríficamente Muertos" (los mini-Ashes no son una cabeza de alce descojonándose) en cuanto a la pura locura/atractivo, pero quizá porque apela más al entretenimiento "para toda la familia" que al objetivo de las anteriores entregas.

    De todas formas no le echaría tanto la culpa a Raimi como a que Universal Studios esté detrás de la tercera entrega.

    Respecto a lo del ciclo de Raimi, me lo planteé pero no sé hasta qué punto entra dentro de la temática de este blog. Vale que "Arrástrame al infierno" hará pronto su aparición, pero de las demás sólo nos podríamos apañar con "Darkman" y no por el tema, sino por el diseño del personaje.

    Y con Darío Argento has adelantado acontecimientos: tengo planeados varios ciclos de autores dedicados al género con mayor o menor acierto, entre ellos el señor Argento, pero también el patrio Jess Franco o el inefable Brian Yuzna, siempre sin olvidarnos del mítico Ed Wood.

    Pero estos son ya proyectos más a largo plazo, así que tocará esperar.

    Hasta entonces... wait for it!

    ResponderEliminar
  5. Pues eso, ya te lo he dicho en la entrada de Terrorificamente Muertos, mi favorita de las tres y eso que me encantan todas.

    ResponderEliminar